Seleccionar página

Para que un hogar se adapte no solo a un buen diseño sino que, además, permita el ahorro en las facturas eléctricas del mes. Para ello, es importante analizar, antes de realizar cualquier tipo de reforma, los espacios y conocer las características de la vivienda, con tal de establecer sistemas seguros, cómodos y que garanticen la eficiencia energética.

La eficiencia energética busca, por un lado, que el consumo sea el justo y necesario, es decir, sin causar desperdicios durante el transporte de la energía, a través de aparatos electrónicos y electrodomésticos que lo permita; en consecuencia, el usuario experimenta un considerable ahorro en el pago de las facturas eléctricas.

Este factor es relevante de determinar sobretodo si la vivienda en cuestión se encuentra en venta o alquiler, pues el propietario debe disponer de manera obligatoria el Certificado de Eficiencia Energética, un documento que acredita el nivel de eficiencia de todos los aparatos de la casa y se le otorga una nota determinada, siendo la A la calificación más alta y la G la más baja.

reformas

De este modo, el nuevo propietario puede estimar el gasto eléctrico que le puede suponer al mes la factura antes de entrar en la vivienda. En este sentido, si el propietario desea realizar una reforma adecuada para poder, de algún modo, mejorar los sistemas de la vivienda, es importante pensar en las instalaciones que pueden realmente rentabilizar los recursos.

La apuesta por la domótica es la opción más recomendada, ya que aumenta la seguridad y la comodidad en el hogar a través de la automatización de diversos dispositivos electrónicos dispuestos en la casa que se pueden programar, activar y apagar desde la distancia mediante el control remoto. De esta manera, el usuario puede, incluso desde la distancia, poner una lavadora en un determinado momento del día sin la necesidad de permanecer en la casa ni depender de las horas.

Gracias a la conexión a Internet, ya sea por medio de ADSL como por fibra óptica, el usuario controla todos los aparatos. No obstante, también existen otros medios propios de la domótica para aumentar el nivel de comodidad:

  • Por ejemplo, los sensores de movimiento en los pasillos y entradas de la casa puede ahorrar en la factura de luz ante cualquier despiste, ya que las bombillas se encienden en el momento en el que se detecta la presencia de alguien y se apagan de manera automática.
  • Por otro lado, las alarmas pueden almacenar las grabaciones para usarlas a favor del usuario en el caso de un juicio. También permite al propietario vigilar en tiempo real desde la distancia y a través del teléfono móvil, además de bloquear las puertas y ventanas en el momento en el que se detecta una anomalía y llamar a los servicios de emergencia al mismo tiempo.

Las zonas comunes, en el caso de una reforma de espacio, se recomienda que se orienten hacia los espacios donde mayor cantidad de luz de Sol sea capaz de llegar. En pisos como los primeros o los de zona interior, a los que les llega poca iluminación, puede ser de gran utilidad para aprovechar al máximo los beneficios de una fuente de recursos gratuita, inagotable y natural. Disponer de ventanas grandes también aporta mayor sensación de amplitud en los espacios.

El aislamiento térmico, por último, responde a un ahorro considerable en el sistema que mayor gasto produce en una vivienda: la calefacción. Las ventanas y puertas selladas con paredes y suelos térmicos atrapan el calor en épocas invernales y el frío en temporadas más veraniegas.

En definitiva, para que una reforma sea eficaz del todo, es importante conocer las ventajas de todos los sistemas y analizar el beneficio que puedan producir en las características de la casa en cuestión.