Seleccionar página

Una de las cuestiones que más se medita a la hora de emprender nuestra vida en un nuevo hogar es qué tipo de energía a contratar. La selección del tipo de suministro en nuestra casa viene determinada principalmente por el método de climatización del que dispongamos o pensemos utilizar en ella. Por esa razón, a la hora de inclinarse por un  modelo, y con el propósito  de lograr una gran eficiencia y productividad al consumo energético del domicilio, debemos analizar con cuidado que suministros son apropiados y están disponibles en el sector, las dimensiones por la que está compuesta la casa, el patrón de vivienda o bloque y, si se confiere a una obra nueva o una reforma, el tipo de calificación energética que se quiere conseguir.

Entran muchas causas a tener presentes, sin embargo uno de los más primordiales es tener conocimiento de cuál va a ser el consumo eléctrico del hogar, si partimos de esa base ya podemos empezar a cotejar y comparar.

¿Qué clase de energía escoger?

Una de las finalidades como usuario de los suministros de  luz y/o gas es conseguir tener el mayor ahorro posible, de forma que tenemos que informarnos con exactitud, antes de llevar a cabo cualquier tipo de  cambio de compañía, de la instalación eléctrica o de gas.

Existen diversas clases de energía para surtir suministro a los consumidores: Electricidad, gas natural, gas propano, gas de butano y gasoil.

No hay ninguna que podamos evaluarla y clasificarla como la mejor, sino que según la clase de gasto que se tenga conocerás cual es la más apropiada para ti. Sigue leyendo para conocer un poco más y saber cuál es la mejor en tu vivienda.

¿Electricidad como tipo de energía elegida?

La electricidad como manantial de energía para la producción de calefacción o agua caliente sanitaria, es una buena alternativa en el caso de viviendas pequeñas a los que no llegue otro método de abastecimiento como el gas, debido a que es limpio, inequívoco, no reporta gases directamente al consumirla y requiere usualmente  escasa superficie para su montaje. La desventaja que presenta es que conlleva un consumo más sublime, por lo que se tendría que estudiar y considerar bien el caso de su rendimiento y utilidad de cara a otros combustibles. Por lo que una sugerencia de gran utilidad en este caso, es que, es más propio para consumos pequeños, en segundas residencias o viviendas situadas en espacios cálidos.

Entre los métodos más usados para la propagación del calor a través de la electricidad tenemos la calefacción eléctrica por convectores, calefacción eléctrica por acumulación, emisores termoeléctricos, suelo radiante, y uno de los más eficaces a dia de hoy,que  es la bomba de calor.

suministro es mejor para mi hogar

¿Gas propano, natural o butano como tipo de energía elegida?

Gas propano: es el cual lo conseguimos gracias al petróleo, está compuesto por hidrógeno y carbono. Es un gas inodoro, incoloro, no tóxico y lo más principal es que coopera con el medio ambiente. Se suele utilizar en zonas en las que hay temperaturas muy bajas ya que es muy eficaz.

El gas propano asiste tanto para la cocina como para la calefacción y el agua caliente. Gracias al empleo de una misma fuente de energía se podrá lucrar de un mejor control del consumo. Es una energía segura y limpia de la cual conlleva un bajo contenido de azufre.

Gas natural: Se distingue por ser el combustible fósil con menos choque medioambiental, por lo que se denomina como un combustible limpio, seguro y eficaz. Es la fuente de energía corriente más limpia, menos contaminante y que no precisa almacenamiento.

Que este tipo de gas se haya implantado como una de las fuentes de energía esenciales, tanto en el hogar como en la industria, se debe a muchos motivos:

  • Económico: El gas natural es más económico que los demás combustibles fósiles. También es más asequible que la electricidad a la hora de hacer funcionar electrodomésticos, como tu cocina o el calentador la vivienda. Su coste es estable.
  • Es fácil de transportar
  • Es una energía limpia
  • Es un suministro continuo por lo que nunca tendrá ningún tipo de pausa en el mismo.
  • Tiene una sencilla instalación, sin grandes obras.
  • Menos contaminante: se califica como una fuente de energía que contamina un 30 % menos de CO2 que el petróleo.

El gas butano: hace que sea uno de los gases más seleccionados entre los consumidores que no tienen acometida para el gas natural o propano. Es el sistema más tradicional del siglo XX para calentar los hogares.  Es indudable que las bombonas de butano han dado un excelente auxilio para millones de domicilios desde su inicio. En consecuencia, presume de ser un estilo muy alcanzable de energía que ha hecho de ella la madre indiscutible desde los últimos años hasta la actualidad.

Si bien el precio de las bombonas de butano varía según diversas condiciones. No obstante sigue siendo una viabilidad muy asequible para muchos hogares debido a de que una bombona puede surtir gas suficiente y éste establece un alto poder energético.

Después de leer las diferentes clases de energía, si te preguntan ¿Qué tipo de energía es mejor para tu hogar? ¿Sabrías dar una respuesta?