Seleccionar página

Los pisos y paredes de ladrillos le dan un vistoso detalle a las viviendas y edificios, pero es un material que se debe limpiar regularmente, pues debido a algunos elementos contaminantes que se adhieren a su superficie, suelen perder ese atractivo que lucían inicialmente.

Para llevar a cabo la limpieza de ladrillos, se necesitan implementos como, balde, brocha, escoba, espátula, cepillo de cerdas metálicas y de ser posible, una hidrolavadora. Además, entre los productos que se deben utilizar están, jabón, ácido muriático, removedor de pintura y un impermeabilizante.

Consejos para la limpieza de ladrillos

Lo primero que se debe hacer es barrer la superficie a limpiar, sea piso o pared para retirar el polvo y las telarañas que puedan estar presentes. Luego se debe proceder a raspar los ladrillos con el cepillo de cerdas metálicas, frotando muy bien las áreas que presenten manchas, sean de pintura o moho. Ha de tenerse la precaución de que para este paso, los ladrillos no deben estar mojados, ya que la humedad provoca un ablandamiento en el ladrillo, que al pasar el cepillo le ocasiona desgaste y ralladuras.

limpieza-de-ladrillosSeguidamente, dependiendo del tipo de manchas que presenten los ladrillos, se utilizará uno u otro producto de limpieza. Si se trata de manchas producidas por el moho, se utilizará una mezcla compuesta por una medida de ácido muriático por nueve medidas de agua, dejando actuar por 15 minutos.

Si las manchas que presentan los ladrillos son de pintura, se deberá utilizar un removedor de pintura que será aplicado de acuerdo a las instrucciones que indique el envase del producto, aunque por lo general se aplica directamente.

Luego de esto, se procede a retirar con agua y jabón, para posteriormente usar solo agua con la maquinas tipo katcher Al secar se aplica el material impermeabilizante a los ladrillos para su debida protección.