Seleccionar página

Elegir la pintura adecuada para cambiar el color externo de las casas y edificios, puede no ser tan simple como parece. Es necesario tener muy en cuenta que, a diferencia de los espacios interiores de las edificaciones, las fachadas de las construcciones están expuestas a la acción del sol, la humedad, la contaminación y microorganismos como el moho. Es por eso que comúnmente se pueden observar en los exteriores la aparición de grietas, manchas y desconches en las paredes. En este sentido, conviene revisar cuidadosamente las propiedades que presentan las mejores pinturas para fachadas, para elegir la que nos garantice mejor cubrimiento y resistencia.

Existen varios tipos de pinturas en el mercado, algunos de estos son los más adecuados para pintar paredes externas y fachadas.

Pintura acrílica

Las mejores pinturas de fachadasEs una de las que más se utiliza por su fácil aplicación y por su durabilidad que está estimada para conservarse hasta unos ocho años, según la marca de la pintura y la intensidad de las condiciones a las que se vea sometida la superficie que se desea cubrir.

Hidropliolite

Este tipo de pintura es una opción bastante buena y eficiente. Una de las grandes ventajas de la pintura del tipo Hidropliolite frente a otras pinturas, es que puede ser aplicada de manera directa sin necesidad de aplicar alguna capa de aditivo. Su duración puede alcanzar hasta los doce años sin muchos signos de deterioro. Es la pintura indicada para ser aplicada en superficies deterioradas.

Siloxane

Representa la mejor opción entre las pinturas por su calidad, resistencia y cubrimiento. Su duración puede alcanzar hasta unos quince años, resistiendo muy bien las inclemencias de la intemperie y además es autolimpiable.

No obstante, todas estas propiedades de las pinturas para fachadas dependerán en buena medida de las condiciones a las que se vea sometido el exterior a cubrir.