Seleccionar página

Reparando goteras Las goteras son un gran problema en los tiempos de lluvia y son comunes en las casas viejas. La mayoría se debe al deterioro normal de los techos o azoteas que al pasar de los años y la exposición al ambiente crea daños en la estructura. Reparar estos agujeros que producen humedad puede resultar un poco incómodo, pero es primordial si no quieres que tu casa se moje y se siga deteriorando con el paso del tiempo. Evitar las goteras es una de esas tareas que no puedes dejar para después, pues con el paso del tiempo se convierten en un verdadero dolor de cabeza.

Reparar goteras en techos

En general, la primera causa de las goteras, además del poco mantenimiento y del daño del tiempo, es la mala impermeabilización. Si este proceso no se hace correctamente la primera vez, tendrás que hacerlo de nuevo para poder cesar con las goteras.

Cómo evitar las goteras

Por eso, para evitar que las goteras se produzcan, en primer lugar lo mejor es vigilar que el trabajo de impermeabilización quede perfecto. Para esto debes estar alerta a los trabajos y dejar todo en manos de un profesional. Esto último es de suma importancia, ya que contratar el personal correcto te ahorrará dinero y preocupaciones en el futuro.

Cuando evitas que las goteras aparezcan puedes ahorrarte mucho dinero, pues éstas tienden a causar daños en la pintura, humedades graves que provocan colisiones de la estructura de la casa, daños a aparatos eléctricos, fugas, oxidación de tubos, cortocircuitos, mal olor, entre otros daños. Que a la larga será un daño mucho peor para tu casa.

La impermeabilización correcta

Para que el trabajo de impermeabilización quede correcto lo primero que debes hacer es limpiar muy bien el techo y vigilar que no quede ningún rastro de hojas, desechos o cualquier suciedad que impida la correcta aplicación del manto asfáltico. Luego de esto, la capa de impermeabilización debe aplicarse uniformemente en la azotea o tejado. No pueden quedar grumos ni ninguna zona sin cubrir. Esto es sumamente importante.

Si es un tejado, entonces además de impermeabilizar debes reacomodar las tejas en su lugar y reparar las que estén dañadas, ya que a raíz de esto es que se produce las goteras. De esta forma, luego de impermeabilizar y colocar las techas es poco probable que se produzcan goteras nuevamente. La clave está en tener precaución al momento de realizar la impermeabilización por primera vez.